Corre conmigo

Donde yo vivo, hay días buenos y días malos. Hoy es uno de éstos últimos, el primero de muchos que vendrán después. A partir de ahora, vuelven las prisas y el no saber si regresaré viva a casa o no volveré a pisarla jamás.
¡Qué dura y estresante es la vida de la liebre durante la temporada de caza!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s